Entre fines de enero y febrero, en muchos parques y jardines se pueden ver los ciruelos en flor. Es cierto que la flor de ciruelo no nos llama tanto la atención, ni es tan conocida  como la elegante flor del cerezo, pero también tiene encanto disfrutar de la contemplación de los ciruelos en invierno(época en que casi no hay flores),de la misma manera en que contemplamos los cerezos en primavera.

Hace 1300 años,en la Era de Nara, la reina de las flores era la de ciruelo, y a la costumbre de contemplarlas se le denominaba hanami ;este hecho, además de ser una diversión, era para la nobleza, uno de los actos oficiales más importantes del calendario. Posteriormente, los cerezos pasaron a ser más populares, y los aristócratas prefirieron hacer sus wakas (poema típico japonés de treinta y una sílabas) a los cerezos y no a los ciruelos.

Sin  embargo, en la actualidad, hay mucha gente que se desplaza para la contemplación de los ciruelos.

Al acercarse la temporada de umemi, tanto en las estaciones de JR como en las de ferrocarriles privadas, se podrán ver carteles anunciando festivales de ciruelos..¿Le gustaría salir a disfrutar de estas flores ?

traduccion: N. Kuroki