Para los japonéses, la celebración de Bon, un evento religioso de origen budista es de la mayor importancia en el ciclo festivo anual. Según la creencia popular, Bon supone a la vez,la temporada en que la familia recibe a los espíritus de sus ancestros que retornan a ver ,una vez al año,a sus seres queridos.

El Bon Odori,baile folklórico característico de Bon anima ciertas noches en el caluroso mes de julio o de agosto, dependiente de la provincia.Este baile representa originalmente uno de los servicios religiosos celebrados por el descanso del alma de la ascendencia, y en muchas partes de Japón se conservan sus formas más tradicionales heredadas de generación en generación,mientras que en Funabashi, la mayor parte de los antiguos bailes de Bon han sido sustituidos por otros nuevos como gFunabashi Ondo(Baile con canto de Funabashi)h, y así predominan los de tipo recreativo y moderno. En todo caso, sería una experiencia estupenda ir,en una noche de Bon,a ver y a practicar el Bon Odori en un templo sintoista o budista o un jardín de escuela en su barrio.