@Top  Noticias@Info para extr@La Plaza@Yokoso Funabashi e  BBS@Ciudades Hermanas@FIRA@LINKS@Mail para FIRA

@

Han pasado ya once meses desde que empecé a vivir en Buenos Aires. Al principio, me relacionaba  con las personas de aquí solamente por negocios, pero gradualmente he ido tratando con ellos también de un modo más personal. 

He tenido la suerte de asistir a dos ceremonias matrimoniales aquí. Ambas bodas fueron grandes acontecimientos con más de 200 invitados, tan magníficos que no se me hicieron largas las once horas que transcurrieron desde el inicio de la ceremonia religiosa hasta el final de la fiesta.

Voy a hacer una pequeña introducción a lo que son las bodas aquí, especialmente en las diferencias que encuentro con las de Japón. Pienso que tal vez peco de inmodestia al escribir sobre las ceremonias matrimoniales de aquí basándome simplemente en dos experiencias, pero espero que me permitan esta licencia.

Tarjetas de invitación y regalos de boda

@

Recibí la tarjeta de invitación más o menos un mes y medio antes de la boda. Primero, se celebra una ceremonia religiosa en una iglesia, y luego una fiesta en un lugar reservado a ese fin. En Japón es común que la ceremonia religiosa y la fiesta se celebren en un mismo hotel, pero aquí se hace en sitios distintos.

La ceremonia religiosa se celebra en la parroquia de uno de los contrayentes, o bien en una iglesia escogida por la novia.  

Como en Japón, cuando uno es invitado a una boda, corresponde con un regalo, pero aquí no se acostumbra a regalar dinero en un sobre especial el día de la ceremonia.  

Las parejas hacen una lista de boda escogiendo aquello que necesitan para su nuevo hogar en uno o varios establecimientos comerciales. Posteriormente, informan a los invitados sobre estos establecimientos, y los invitados pueden escoger un regalo entre los de la lista que la pareja ha realizado.  

Eso hace que no haya regalos repetidos o que no gusten. Además, junto a regalos relativamente caros (como mesas o tresillos), cuyo coste generalmente comparten varios invitados, hay también otros más económicos.

@

La ceremonia nupcial @

La ceremonia nupcial se celebra en una iglesia. Tanto adultos, por supuesto, como niños pequeños se visten de manera elegante para la ocasión. No hace falta decir que la belleza de la novia, resaltada por su vestido de boda, resplandece por encima de todos los demás. 

La ceremonia se celebra con solemnidad. Aunque había muchos niños, estaban muy tranquilos. Parece que los niños aquí se sienten solemnes tan pronto como entran en una iglesia.

Siempre me hace sentir bien ver la escena en que entra la novia del brazo de su padre. Como yo he tenido esa misma experiencia, al ver esa escena se me llenaron los ojos de lágrimas al recordar mi propia experiencia.

Sin embargo, no me gusta mucho el momento en que el padre entrega la novia al novio. Me parece que es como si le entregara un objeto.
@


gLa ceremonia nupcialh

Una celebración solemne.
@
La fiesta @

Aquí no hay traducción posible para la palabra gHiroenh (recepción nupcial) en japonés. En este lugar se denomina simplementegfiestah. La ceremonia religiosa comienza a eso de las nueve de la noche. Después de alrededor de una hora, la gfiestah dura unas diez horas sin interrupción, desde aproximadamente las diez de la noche hasta más o menos las ocho de la mañana siguiente.

Es muy raro que la ceremonia religiosa comience en la iglesia a la hora señalada, y la hora en que  finaliza depende de cada iglesia. En las tarjetas invitación es común no especificar la hora de inicio de la fiesta.

Los participantes se trasladan de la iglesia hasta el lugar donde se celebra la fiesta por diferentes medios, ya sea en autobús, taxi, en automóviles particulares u otros. Hasta que todos se reúnen en el lugar indicado, los que ya han llegado empiezan a tomar algo para beber en una sala de espera, que es diferente del lugar de la fiesta.

Cuando parece que todo el mundo ha llegado ya, se pasa al salón principal y comienza la fiesta. A diferencia de Japón, no se hace un brindis conjunto ni se pronuncian palabras de felicitación por parte de los invitados en ese momento. La fiesta comienza diciendo g¡Salud!h en cada mesa o con las personas que se sientan a lado de cada persona.

@


La fiesta de boda 1
Una atracción.

La atracción mayor de ese día fueron las lecciones de samba a los invitados por parte de bailarines de Brasil, el país originario de ese baile. Aquí podemos ver la novia participando apasionadamente en la lección.


La fiesta de boda 2
Los novios son los encargados de abrir el baile.

Las mujeres sentadas miran con atención la pantalla de gran formato.

@

@ @

Después, a los novios les espera muchísimo trabajo.. Saludan a todos los invitados y se hacen las típicas fotos conmemorativas en una mesa tras otra.

En una pantalla de gran formato se muestran imágenes de la vida de los novios, del nacimiento al momento actual. Cada salón de boda prepara atracciones diferentes, y los invitados están tan ajetreados por idas y vueltas de la mesa al salón principal que sus asientos nunca permanecen ocupados.

Enseguida llega el momento del baile. Lo abre la pareja de recién casados bailando en el centro. Luego los novios bailan con los respectivos padres, y finalmente, todos los invitados se incorporan al baile.

Los novios van cambiando de pareja sin interrupción hasta la mañana siguiente. Casi nadie deja la fiesta antes. La mayoría continúa bailando, bebiendo y charlando hasta aproximadamente las ocho de la mañana, que es cuando finaliza la fiesta.

Cuando la fiesta llega a su apogeo, se transforma en una fiesta de disfraces. Todos recobran la inocencia de la infancia al ponerse un disfraz, que los aleja del estado de ánimo de la vida cotidiana. Bailan formando un círculo rodeando a los novios, en fila poniendo las manos en los hombros de los que tienen a cada lado, al lado. . . . incluso los invitados lanzan los novios al aire varias veces.

Lo que más me sorprendió de las dos fiestas nupciales a las que asistí fue la energía de las novias. Durante la celebración, que duraba casi diez horas, bailaban, saludaban y se hacían fotos con todo el mundo sin parar, y por supuesto, siempre con una sonrisa
@


La fiesta de boda 3

Saludo de los novios. Hay más de veinte mesas como esta.
Los novios no dejan de pasar de mesa a mesa repartiendo saludos, besos, y abrazos
@
@ @

Gracias a las fiestas, yo también pude disfrutar del baile con muchas bellezas de aquí. Me divertí mucho las dos noches.

gEnhorabuena por su matrimonio.h

gGracias por invitarme.h

ytraducido por Naoko Kuroki y Carlos Sanzz

@