@Top  Noticias@Info para extr@La Plaza@Yokoso Funabashi e  BBS@Ciudades Hermanas@FIRA@LINKS@Mail para FIRA@ Home

@

Reportaje de Buenos Airesi5j

Por el Sr. Shioda

@

Los idiomas ofrecen matices que no aparecen ni en los diccionarios ni en los libros de gramática.

En esta ocasión, voy a comentar expresiones básicas cuyo significado no entendía y me hicieron tropezar y equivocarme.

Son expresiones que no aparecen con frecuencia, pero constituyen buenos ejemplos de la vida en el ámbito de la lengua española.

 

La enseña nacional y la Torre de los Ingleses.

Plaza  Libertador General San Martín

El color de la bandera de Argentina es azul celeste y es fiel al modelo original.

La torre que puede observarse en la parte del fondo de la foto fue donada por Inglaterra en conmemoración de la finalización de la construcción del ferrocarril.
Durante el conflicto bélico de las Malvinas entre Argentina y el Reino Unido,
la llamaban sólo la gTorre del Relojh, pero ahora vuelven a referirse a ella como gTorre de los Inglesesh.

El árbol que muestra las flores de color púrpura se llama gJacalandah.  
Ser puede comparar a los cerezos de Japón y florece en primavera.

@

L

gMi casa es su casah

Esta expresión es útil para aquellos que se inician en el estudio de las vocales y la gramática en español.

En inglés correspondería a gMy house is your househ.

La he oído dirigida a mí en boca de chilenos y argentinos. Cuando me la dijeron por primera vez, me emocioné. g¡Qué amable es la gente de aquí!h, pensé. g¡Aunque soy extranjero, han sido muy amables conmigo!h. Es una expresión equiparable a gDozo okirakunih en japonés, o gFeel at homeh en inglés.

Es una frase estupenda.

Cuando fui a casa de un amigo íntimo, no sólo me dijo gMi casa es su casah, sino también gMis cosas también son suyash.

Yo le contesté en broma: g¿Su esposa también?h. El respondió inmediatamente: gNo---------oooh.

Otro ejemplo: Tengo un amigo japonés (al que llamaré A) que vive en México. Un amigo íntimo suyo (B) le invitó. gJusto dentro de un mes vamos a hacer una fiesta en su casah, dijo.

Por eso, mi amigo A preparó lo necesario para ese día, pero ese día lo pasó esperando en vano a A y a su familia. A las diez de la noche, B le telefoneó. g¿Cuándo vienes?h, le preguntó. La casa a la que se había referido con guna fiesta en SU casah, era la casa de B.
@

L

gOnceh

Hablamos ahora sobre Chile.

Un alumno me invitó por teléfono. gPor qué no viene a las once?h, dijo. Yo no sabía que con gonceh se refiere a la merienda; por eso le contesté: gGracias, iré.h El alumno me dijo que vendría a recogerme y colgó el teléfono.

gOnceh es naturalmente el número once. Por eso pensaba que vendría a las once de la mañana y lo estuve esperando, pero nadie venía. Sabía que los latinos no son muy puntuales, así que lo llamé pasado el mediodía.

g¿Cuándo vas a venir a buscarme?h, le pregunté. gA las cincoh, me respondió. Yo le dije que había pensado que el once era el número, y que se estaba refiriendo a la hora. Soltamos una carcajada.

Me había equivocado, aunque sabía que gOyatsuh (merienda en japonés) proviene del antiguo sistema horario, donde gYatsuh son las dos de la tarde.

Luego me enteré de que la expresión glas onceh la utiliza la población de la Cordillera de los Andes para referirse a la hora entre las cinco y las seis. En Colombia, sin embargo, indica el período de tiempo entre el desayuno y el almuerzo o comida. Buenos Aires está muy lejos de los Andes. Por eso aquí no se conoce esa expresión.
@

 

Panorámica de una zona residencial de Buenos Aires
desde una ventana.

 Hay muchas árboles altos en la calle. 
Desde la planta 14 puedo verlos desde cerca.

@

 

Un restaurante en la calle.

A los porteños (la gente de Buenos Aires)
les gusta comer fuera de casa. 
No les importa en absoluto si están justo al lado
de una calle con mucho tráfico.
 El buzón de la foto me hizo sentir nostalgia
de los que hay en Japón.

@

L

Amigo

Nuevamente me viene a la mente el tema de la amabilidad de los latinos.

Había un florista en la calle que vendía plantas para casa o para la oficina. Al pasar en frente de él, se dirigió a mí diciendo: ¡Amigo! ¡Amigo!h. Yo pensé: g¡Qué amable! Aunque soy extranjero, me llama gamigoh.

Al final le compré una planta en muestra de agradecimiento, pero resultó ser un poco grande para mi piso.

Estos días he visto casos en que la gente llama gamigoh a gente que no conoce.

El cliente de un restaurante, por ejemplo, llamó al camarero gamigoh cuando hizo un pedido adicional. Cuando una persona se dirige a alguien que no conoce, suele decir gseñorh si se dirige a un hombre, y gseñorah si se dirige a una mujer. Creo que son expresiones muy convenientes. Me pregunto qué expresiones utilizamos en Japón para estos casos.

Hay muchos más ejemplos de expresiones, como las que he mencionado, que no puedo entender simplemente con la ayuda de un diccionario.
@

 

Amigos

En la Plaza Libertador General San Martín

El día en que se tomó la foto era el cumpleaños de un amigo (el segundo por la izquierda).
Había llevado la cámara para fotografiar la jacaranda, pero me pidieron que les hiciera una foto.
Ellos mismos son una de las fuentes de información del tema de los piropos que desarrollaré a continuación.

 

L

Los piropos

Los piropos son expresiones que en Latinoamérica se utilizan con libertad, pero que no serían adecuadas en Japón.

El diccionario dice que un piropo es guna frase que le dice un hombre a una mujer, ya sea conocida o desconocida y frecuentemente en la calle, para alabar su belleza o su encanto personal. Los dicen los hombres y las mujeres deben saber cómo recibirlos.

Los piropos de este reportaje me los enseñaron mi limpiabotas y algunos taxistas. Voy a escribirlos en español.

(Nota del revisor: El texto original en japonés presenta una lista de piropos en español con sus correspondientes traducciones. No tiene sentido mantener la traducción de las traducciones, porque los lectores de español naturalmente ya entienden el significado.)

El piropo de este reportaje es enseñado por el limpiabotas mia y los taxistas.  Voy a escribir en el español.

  1. ¡Una rosa!@@@@@@@@

  2. ¡Una flor!@@@@@@@@

  3. ¡Qué angel!@

  4. ¡Mamita!@

  5. ¡Qué rico caramelito!@

  6. ¡Buen día, pimpollo!@

  7. ¡Buen día, diosa!@

  8. ¡Bonita!

  9. ¡Tanta curvas y yo sin freno!

  10. ¿Siempre así de linda?@

  11. ¿Siempre así de hermosa?

  12. Si la belleza fuese pecado, no tendrías perdón de Dios.

Si un señor utiliza una de las expresiones que acabamos de mencionar, debe hacerlo con honda emoción y un punto de exageración. Si lo consigue, ya puede considerarse porteño.

¿Qué debe hacer una señora si es objeto de un piropo como estos? Mirando cómo se comportan las mujeres de aquí, yo diría que:
@

  1. No debe irritarse si es objeto de un piropo ni contestarlo de mala manera. El hombre que piropea simplemente quiere decir que la belleza es bella.

  2. Escuche el piropo, por favor. Un hombre no piropea a todo el mundo, y por eso no es adecuado irse de manera apresurada o adoptar la actitud de que no ha oído nada.2.

  3. Tampoco se detenga, ni dé las gracias sonriendo. Existe la posibilidad de que el hombre simplemente esté buscando una excusa para entablar conversación con Usted. Aléjese sin prisa, como esperando el siguiente piropo. 3.  

Buenos Aires es una ciudad muy agradable. Ya sea hombre o mujer, puede tener experiencias muy interesantes conociendo personas de aquí. ¿Se anima a venir?

Hasta pronto.

ytraducido por Naoko Kuroki y Carlos Sanzz

@